En una muestra más de que la honestidad es uno de los valores que se mantienen arraigados entre los meridanos, un agente de la Policía Municipal de Mérida encontró y entregó un bolso a una vecina de Santa Elena que, junto con su esposo, vino a esta ciudad para realizar sus compras.

Al parecer, la señora Mirna María Bonilla Moreno, a quien acompañaba su esposo Ramiro Sansores Moreno, perdió su bolso cuando caminaban en el parque de San Juan, donde un agente de vialidad de la Policía Municipal de Mérida lo vio tirado y lo envió a la corporación para dar con los propietarios.

Los visitantes del municipio sureño tenían apenas unos minutos de haber llegado a Mérida para comprar material para el tejido de bolsas de mano, eran cerca de las 10:45 de la mañana, cuando la señora  Mirna María se dio cuenta de que no tenía la bolsa que mantenía bajo su brazo al bajar del transporte que los trajo a Mérida. Ambos regresaron a la terminal y preguntaron a varias personas, pero nadie le pudo decir nada acerca de sus pertenencias.

“Era una bolsa que acababa de terminar de tejer y sólo vine a comprar las argollas para entregarla hoy mismo, ese dinero me iba a servir para la comida del día”, explicó la afligida mujer al relatar que el bolso contenía hilos, agujas, telas y su teléfono, pues su dinero lo tenía en una bolsa similar.

En el parque de San Juan, el policía Efraín Cruz Durán, a bordo del carropatrulla 292, recorría la calle 64 entre 67-A y 69, cuando vio tirado en la acera un bulto con varios objetos, incluido un teléfono celular. El agente recogió el bolso y lo entregó a su comandante Juan Carlos Cordero para que lo enviara al edificio central de la Policía Municipal para las averiguaciones respectivas.

Mientras, aunque con pocas esperanzas de recuperar sus pertenencias,  la señora Mirna decidió llamar a su celular a fin de recuperarlo, y grande y grata fue su sorpresa cuando  le contestó el comandante Cordero, quien le informó que podría pasar a las oficinas policíacas por sus pertenencias, por lo que en cuestión de minutos acudieron al edificio central.

Después de recibir su bolso en el Departamento Jurídico, la mujer agradeció la actitud de  los agentes. “Muchas gracias, que Dios los bendiga, son ustedes muy honestos, son pocas las personas que son como ustedes”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here