Fumar o convivir con adictos a la nicotina podría cambiar el tono de tu piel, dándole un tono amarillento y manchándola.

El dermatólogo Alistair Carruthers señaló que los químicos del cigarro al entrar en el torrente sanguíneo encontraran un camino directo a tu piel hasta mancharla.

Por eso te recomendamos evitar el consumo del cigarro, además de evitar el maltrato y decoloración a tu piel, también redituará en otros beneficios a tu salud.

 

Fuente: elmundo.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here