Triunfal fue la presentación del peruano Andrés Roca Rey en la Plaza Monumental de Playas de Tijuana, Baja California al cortar cuatro orejas. El torero peruano demostró tener esas cualidades que solo los grandes del torero tienen; valor sereno, personalidad, emoción, temple, torería, genialidad y otra; mata a los toros. Su base es la firmeza en su torero, ese toreo vertical y esa sensación de que no parece inmutarse ante las fieras embestidas de los toros, es lo que van haciendo que Roca Rey vaya ganando terreno hacia la cúspide del toreo.

“Media Noche” número 50 y con 525 kilos, fue el toro con el que hizo su presentación en la ciudad fronteriza; el peruano desde el inició de su labor hizo arrancar los oles del tendido cuando lanceó toreando a la verónica en un palmo de terreno, de forma lenta y de mano baja al enrazado toro de Pozo Hondo. Con la muleta en la derecha, se plantó en la boca de riego de la Monumental de Playas de Tijuana, se quedó quieto, firme, sin inmutarse y citó de largo al bravo ejemplar. Corrió la mano baja por el lado derecho, quieto y firme acompañó los muletazos con la cintura, dejando ver la verticalidad de su toreo; fueron largos, mandones y templados. Partió en dos al astado de una estocada entera en buen sitio y se le concedieron las dos orejas. Al toro se le concedió un merecido arrastre lento.

“Farruco” número 58 y 497 kilos, fue el toro que cerró plaza. El público vio ese portento de torero que demostró que entre todas sus cualidades, también tiene la de hacerle faena a los toros dependiendo de su condición. El de Pozo Hondo fue un astado suave y con calidad en las embestidas. Lo lanceó bien de capa y le hizo un quite por chicuelinas que gustó. Con la muleta volvió a brillar la verticalidad, el clasicismo y el mando en las muñecas, obligando al toro a embestir arrastrando el hocico por la arena. El peruano templó y le ligó muletazos de calidad por ambos pitones. Se vivió una faena de otro corte, una labor más de temple que de arrebato, claro está que Roca tiene el toreo en la cabeza, piensa delante de los toros y a cada uno lo lidia dependiendo de su condición. Mató de una entera en buen sitio y se le concedieron las dos orejas.

Armillita IV se presentó ante el público de Tijuana y dejó ver sus buenas maneras, la facilidad que tiene para andarle a los toros y ponerse frente a ellos. La dinastía Armillita tiene en Fermín un torero de calidad y de muy buenas maneras. Armillita IV logró el triunfo con el corrido en 5º lugar “Rescoldo” al que lanceó con temple y mano baja al torear a la verónica. Con la muleta se le vio a gusto, fácil y muy desahogado en la cara del toro. Ejecutó los mejores muletazos al torear por el pitón derecho; muletazos de trazo muy largo y de buena factura por el mejor lado del toro; con la mano izquierda también logró buenos momentos. Mató de una entera en buen sitio y ese le otorgaron dos orejas. Con el que se presentó en Tijuana “Pintorro” número 38 y 485 kilos un toro incierto y complicado, pero el de Aguascalientes jamás se inmutó y logró buenos momentos aunque sin el calado en los tendidos. Mató pronto y escucho leves palmas.

Diego Silveti quien por primera vez fungía como primer espada, le cortó una oreja al extraordinario toro corrido en cuarto lugar “Fetiche” número 71 y 510 kilos; fue un astado hermoso, que embestía de largo, con calidad y emotividad. Diego pegó buenos muletazos, no logró sacarle el mejor partido al toro. Nunca le tomó bien la distancia, por momentos se puso muy encima del toro y este le protestaba al embestir. Mató de una entera y de efectos rápidos y se le concedió una oreja.

3(2) 2(2) 1(1)

FICHA

En tarde de clima frio, se lidió la sexta corrida de la temporada en la Plaza Monumental de Playas de Tijuana. Se lidiaron toros de la ganadería de Pozo Hondo, de impecable presentación, con trapío y excelente juego. Se le dio arrastre lento al corrido en 3º lugar, pero también destacaron por su buen juego los corridos en 4º, 5º y 6º lugar. Diego Silveti actuó por primera vez como primer espada y al ganadero se le sacó a dar la vuelta al ruedo una vez terminada la corrida.

Para:

Diego Silveti: Aviso y oreja

Armillita IV: Palmas y dos orejas

Roca Rey: Dos orejas y dos orejas

Por Federico Camarena

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here