El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró una emergencia nacional para la construcción de un muro fronterizo con México, evitando así negociaciones con el Congreso y un nuevo cierre de Gobierno.

«Voy a firmar una emergencia nacional y ha sido firmada muchas veces antes. La firmaron otros presidentes desde 1977», anunció el Mandatario durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

Después de tres semanas de negociaciones para mantener abierto el Gobierno federal y la amenaza del Presidente de no firmar una ley presupuestal sin fondos para el muro, Trump avanzó con una de sus promesas clave de campaña.

Por otra parte, Trump agradeció al Gobierno de México por la ayuda para enfrentar el flujo de caravanas de migrantes centroamericanos que buscan llegar a EU en busca de asilo.

«Quiero agradecer al Presidente ( de México) porque nos han estado ayudando a romper estas caravanas monstruosas», señaló.

Asimismo, Trump señaló que mientras se firman el resto de documentos para la declaración de emergencia espera un revés por parte de las autoridades de EU.

«Luego seremos demandados () Y posiblemente obtendremos una mala decisión y luego terminaremos en el Tribunal Supremo», aseguró el Presidente en referencia a las medidas en contra de la emergencia para retenerla por meses al considerarla inconstitucional.

El Presidente citó una supuesta invasión al país con «drogaas y tráfico de personas» para justificar el recurso y así reunir unos 8 mil millones de dólares para la estructura.

«Tenemos la oportunidad de acercarnos a 8 mil millones de dólares, y con eso vamos a construir mucho muro», prometió.

Trump tiene este proyecto de ley de presupuestos en su escritorio listo para ratificar desde que la víspera la Cámara de Representantes lo aprobara por 300 votos a favor 128 en contra después del previo voto en el Senado, con 83-16.

La medida se trata de un proyecto presupuestario de 333 mil millones de dólares pactado entre demócratas y republicanos que servirá para financiar una cuarta parte de la Administración hasta otoño.

La ratificación de Trump evitará que este 25 por ciento de la Administración se vea forzada a volver a cerrar tres semanas después del fin del «apagón» más largo de la historia del país, que duró 35 días entre diciembre y enero.

Por su parte, expertos han señalado que la decisión desatará una batalla legal a través de denuncias que podrían llegar hasta la Suprema Corte de Justicia.

Esta declaración otorga temporalmente al Presidente un poder especial para hacer frente a una crisis.

Bajo la emergencia nacional, Trump podrá desviar los fondos de otras partidas presupuestarias ya autorizadas por el Congreso y dedicarlos a su proyecto fronterizo.

Las leyes existentes permitirían, por ejemplo, que se usaran fondos del Pentágono para construir el muro, si se justifica como necesario para la defensa nacional.

Según informes de prensa, la Casa Blanca recurrirá a fondos de ayuda para desastres aprobados para California y Puerto Rico, algo controvertido dado que esta isla aún se recupera del impacto del huracán «María» en 2017.

Sin embargo, los tribunales podrían tener la última palabra en el asunto ya que los líderes demócratas en el Congreso han definido los planes de Trump como «un abuso flagrante de los poderes presidenciales», y varios grupos progresistas preparan demandas judiciales para invalidar la declaración de emergencia.

En las 58 emergencias nacionales declaradas hasta la fecha, la mayoría respondía a problemas internacionales y estaban destinadas a justificar la imposición de sanciones, aunque también hay precedentes de recurrir a la medida para un asunto nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here