México cuenta con un marco regulatorio para medicamentos biotecnológicos a la vanguardia a nivel mundial, afirmó hoy el Comisionado Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud, Mikel Arriola, al participar en un simposio interactivo organizado por la Academia Nacional de Medicina.

Destacó que nuestro país ha realizado todos los cambios necesarios a la legislación, con el objetivo de facilitar el acceso de los pacientes a las medicinas biotecnológicas innovadoras y biocomparables de última generación.

Explicó que las mejoras al marco jurídico comenzaron en junio del 2009 con la reforma al artículo 222 Bis de la Ley General de Salud que clasificó a los biotecnológicos en dos tipos: innovadores y biocomparables, continuaron en octubre de 2011 con la reforma al Reglamento de Insumos para la Salud y concluyeron en diciembre de 2014 con la emisión de la Norma Oficial Mexicana 257.

Con esto, dijo, México se convirtió en el primer país, después de la Unión Europea, en tener una legislación completa y moderna para medicamentos biotecnológicos, la cual incentiva la inversión en investigación y garantiza el mayor acceso de la población a este tipo de productos seguros y eficaces.

El Comisionado Arriola consideró que la introducción de biotecnológicos innovadores y biocomparables beneficia el bolsillo de los pacientes y las finanzas públicas, ya que la mayor competencia reduce los precios y se incrementa la capacidad del sistema de salud de atender a derechohabientes con patologías más complejas.

Puso como ejemplo el caso de la Eritropoyetina que al entrar al mercado costaba 2,800 pesos y ahora cuesta 360 pesos, casi 90% menos.

Finalmente, el titular de COFEPRIS reiteró que al dar certidumbre a la industria con reglas claras para todas las solicitudes de registro de medicinas biotecnológicas representan ya el 35% del total que recibe la agencia sanitaria en el año.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here