La milenaria ciudad maya de Uxmal sirvió de marco para un importante evento que se llevó a cabo simultáneamente en nueve sitios arqueológicos del país, que recibieron el emblema Escudo Azul por triplicado al quedar inscritos en el Registro Internacional de Bienes Culturales bajo Protección Especial de la Unesco.

La llamada protección especial internacional se convino en cumplimiento de la Convención de la Unesco para la Protección de Bienes Culturales (Convención de La Haya) por la relevancia histórica, cultural y científica de carácter extraordinario de estos lugares, y refuerza el amparo del que ya gozaban en su calidad de Patrimonio Mundial de la Unesco.

El proceso de identificación y solicitud de inscripción de los bienes culturales fue realizado por la Comisión Intersecretarial de Derecho Internacional Humanitario (Cidih-México), integrada por las Secretarías de la Defensa Nacional (Sedena), Marina (Semar), Gobernación (Segob) y Relaciones Exteriores (SRE), a través de un grupo de trabajo en el que participó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), así como el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), con el apoyo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Los nueve sitios que recibieron el Escudo Azul son las ciudades prehispánicas de Palenque, Chiapas; de Teotihuacán, Estado de México; de Chichén Itzá, Yucatán, y de El Tajín, Veracruz, así como las zonas arqueológicas de Monte Albán, Oaxaca, y de Paquimé, Chihuahua, además de la ciudad precolombina de Uxmal y sus tres pueblos Kabah, Labná y Sayil, en Yucatán; la zona de monumentos arqueológicos de Xochicalco, Morelos, y la antigua ciudad maya de Calakmul, Campeche.

El evento central, efectuado en Uxmal, fue presidido por el Gobernador del Estado, Rolando Zapata Bello, quien indicó que la citada distinción avalada por la Unesco no sólo contribuye a salvaguardar la historia albergada en las zonas arqueológicas, sino que brinda soporte a la identidad de los mexicanos y respalda la actividad económica de diversas regiones del país.

«Ratificamos nuestra alianza con la Unesco, una institución que es referencia cuando hablamos de patrimonio, cultura, educación y economía responsable. Uxmal será un sitio de visita obligatoria, una antigua ciudad que fue tres veces construida y que, a partir de ahora, se convierte en un sitio tres veces protegido: protegido por Yucatán, por México y por toda la comunidad internacional», afirmó.

En representación del general Salvador Cienfuegos Cepeda, secretario de la Defensa Nacional y presidente en turno de la Cidih-México, el general brigadier de Justicia Militar y licenciado José Carlos Beltrán Benites, director General de Derechos Humanos de las Fuerzas Armadas, señaló que la Cidih realizó el proceso de consultas y trámites para solicitar la inscripción ante la Unesco, la cual entró en vigor el 29 de abril de 2015.

Subrayó que el registro enaltece al pueblo mexicano ante la comunidad internacional y corresponde a todas las autoridades y ciudadanos del país conservar este patrimonio de todos.

Por su parte, José María Muñoz Bonilla, coordinador Nacional de Delegaciones, en representación de María Teresa Franco, directora General del INAH, destacó que la inscripción y señalización resultará en la revisión y perfeccionamiento de planes de emergencia ante desastres de origen natural o antropogénico. También, en la prevención y mitigación de daños y el tráfico de bienes culturales, además de la promoción de la conservación de las nueve zonas, procurando vincular medidas de protección según diversas convenciones de la Unesco.

El ministro Eduardo Peña Haller, consultor Jurídico Adjunto de la SRE, enfatizó que el proceso de inscripción se realizó como parte de las medidas que efectúa México en cumplimiento a sus obligaciones y compromisos mundiales, de promover el derecho internacional humanitario, así como de brindar cada vez mayor protección a los bienes que son legado del invaluable patrimonio cultural de la humanidad.

En su turno, Eric Tardif Chalifour, asesor jurídico de la delegación del CICR, destacó la fructífera colaboración entre el Gobierno mexicano y la instancia que representa, sinergia que ha permitido que nuestro país sea un ejemplo a nivel mundial en lo que respecta a la protección de los bienes culturales, símbolo de la memoria colectiva de una comunidad.

La ceremonia fue amenizada por la banda de música de la X Región Militar, agrupación que en agosto pasado obtuvo el primer lugar en el Concurso Nacional del rubro, efectuado en la capital del país.

Así, a los pies de la Pirámide del Adivino, las notas musicales de «Aires del Mayab» sellaron la inscripción de la legendaria ciudad de Uxmal al referido registro de la Unesco, que protegerá la herencia milenaria de los antiguos mayas, cimiento de las generaciones venideras.

Asistieron, el director de Derechos Humanos de la Sedena, Fernando Ocampo García; la jefa de la Unidad para la Defensa de los Derechos Humanos de la Segob, María Ruiz de Chávez; la directora de Derecho Internacional Humanitario de la Consultoría Jurídica de la SRE, Mariana Salazar Albornoz; el delegado del INAH en Yucatán, Eduardo López Calzada, y el alcalde de Santa Elena, Eduardo Huchim Kauil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here