Los ejemplares se encontraban en los terrenos donde se edifica el nuevo Centro de Convenciones.

Mérida, Yucatán, 27 de noviembre de 2015

Un total de 57 árboles de las variedades de zapote, cedro, chacaj, roble, ramón, ciricote, flor de mayo, pixoy, mora, makulis rosado, ficus, jabín y huaya, que se encontraban en los terrenos donde se construye el nuevo Centro de Convenciones de la ciudad, fue cuidadosamente trasplantado al fraccionamiento Altozano “La nueva Mérida”, a fin de conservar la vegetación y contribuir a la preservación del ecosistema.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma), Eduardo Batllori Sampedro, realizó un recorrido para constatar el avance de los trabajos de remoción, traslado y siembra de ese grupo de ejemplares que forma parte de los 105 rescatados, acción que se realiza en coordinación con el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY).

Durante la visita a dicha zona habitacional, Batllori Sampredro explicó que el total de los árboles se encuentra en buen estado, con un 100 por ciento de sobrevivencia. Además, el 80 por ciento mantiene sus hojas, mientras que el restante presenta una defoliación parcial o total.

El funcionario resaltó la importancia de su conservación, ya que conforman un hábitat para diversas especies de insectos, invertebrados y aves, que son fundamentales para el buen estado del ecosistema. Asimismo, contribuyen a la generación de oxígeno y un microclima importante para el ser humano.

“En conjunto van generando un corredor biológico muy importante para que la fauna silvestre pueda moverse en este corredor, y por otro lado crean un microclima muy  importante. Éste es un ejemplo claro de lo que debemos seguir impulsando en los diferentes fraccionamientos que se están desarrollando”, subrayó.

Acompañado del director de Recursos Naturales del CICY, José Luis Hernández Stefanoni, el titular de la Seduma exhortó a los constructores de viviendas a tomar estas acciones como ejemplo y aprovechar de manera integral las áreas naturales que rodean sus terrenos.

“Queremos que este nivel de excepción se convierta más en una regla para todos los fraccionamientos”, agregó.

En su turno, el especialista del CICY Francisco Chi May detalló que las plantas que ya están en ese predio fueron mantenidas con la metodología exigida que incluye riegos a diario, aplicación de pastas bordelesas para evitar infecciones, así como nutrirlas a base de fertilizantes de fondo, raizal y sulfato tribásico de cobre, para estimular la producción de raíces.

El experto informó que los 48 árboles restantes fueron llevados a la unidad habitacional San Marcos.

_MG_9323 _MG_9341 _MG_9355 _MG_9446

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here